10 lecciones de vida para un liderazgo femenino excepcional

 Ser líder en el siglo XXI implica una serie de aptitudes muy particulares y nada fáciles de encontrar en el mercado laboral. Más aún, en un entorno que, hoy en día, aún mantiene ciertos preceptos de discriminación de género en contra del liderazgo femenino.

Anna Dorcey, es un testimonio fiel de cómo se puede escalar dentro de las organizaciones más importantes del sector tecnológico, ya que cuenta con experiencia en puestos directivos en Oracle, IBM, Avaya y HP, y actualmente se desempeña como directora global de marketing de la empresa de software, big data y cloud computing en EMC.

A continuación, presentamos 10 claves infalibles, sugeridas por Dorcey, para indicarte cómo convertirte en una líder excepcional:

1.- Actitud, actitud, actitud

en la comunicación corporativa, lo más importante es hacer saber nuestras ideas de la mejor forma posible, con buena actitud.

2.- Obedecer al instinto

no hagas caso omiso a tu sexto sentido. No es un mito, y ese instinto también es válido en el ámbito profesional.

3.- Las relaciones son vitales

debes construir nexos con cada uno de los integrantes de tu equipo de trabajo. El éxito laboral no radica solamente en alcanzar objetivos, implica construir relaciones con tu equipo para lograr las metas en conjunto.

4.- Brinda apoyo tanto como puedas

se empático y ponte en los zapatos de tus supervisados, prestándoles el mayor apoyo posible si están pasando por un mal momento personal, o tienen algún otro tipo de carencia.

5.- Eres una mujer, no busques ser un hombre

lo mejor que puede hacer una mujer para destacar por su liderazgo es ser ella misma, sin imitar actitudes masculinas ni perder en ningún momento su esencia personal.

6.- Si aprendiste del error, entonces no es un error: Anna Dorcey indica lo siguiente “Si aprendiste de los errores y cambiaste algo que hacías mal, entonces no fue un error, fue un pequeño obstáculo en el camino”

7.- Deja de obsesionarte con el equilibrio

según Dorcey, es imposible mantener en equilibrio todas las esferas de tu vida (familia, relaciones personales, deportes, trabajo, etc). A pesar del empeño que pongas en ello, las mujeres no pueden tenerlo todo, es cuestión de dar prioridad a lo que más te guste hacer.

8.- Céntrate en los aciertos de tu equipo

es importante valorar las lecciones que puedes aprender de tu equipo de trabajo, y reconocer con humildad sus sugerencias y opiniones, siempre en pos del bien común de la organización.

9.- Confía y di lo que piensas

siempre que tu punto esté bien argumentado, no tengas miedo y da a conocer tus ideas con convicción.

10.- Haz lo mejor que puedas, todo el tiempo

si trabajas con altas expectativas, y pones tu mayor esfuerzo en ello, existe una alta probabilidad de obtención de éxito. Anna Dorcey indica que: “El éxito es cuestión de trabajar durísimo, de poner corazón. Es una mezcla entre tomar oportunidades, sentirte cómoda y tener muchas ganas de trabajar.”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *